8 Alimentos Para Facilitar la Digestión

¿Te sientes hinchado, estreñido, o con indigestión? Aquí están los mejores alimentos que puedes comer para darle a tu sistema digestivo un poco de cariño.

Jengibre

La humilde raíz de jengibre tiene una larga historia de apoyo a la digestión. Estimula los jugos digestivos, ayuda a eliminar el gas y calma los espasmos intestinales. Esto significa que puede ayudar a aquellos que sufren de indigestión y del SII. También se utiliza para ayudar a reducir las náuseas.

El jengibre se suele tomar en invierno, ya que tiene propiedades para calentar. Añade jengibre fresco a las sopas, guisos y salteados de verduras, batidos o zumos, o hazte una infusión de jengibre fresco.

Hinojo

¿Incluyes hinojo en tu compra semanal? Debes tener en cuenta que: el hinojo es una verdura versátil y puede añadir gran sabor a las comidas, además de ser bueno para la digestión. Como el jengibre, tiene una larga historia de uso para la reducción de gases, distensión abdominal y espasmos intestinales y cólicos. Si lo toma la madre, el hinojo también puede ayudar a reducir los cólicos en los bebés alimentados con leche materna, ya sea como una infusión o fresco.

El bulbo de hinojo puede ser cocinado para salteados o en ensaladas. Puede ser asado o a la plancha para  platos de pasta o risotto. Las semillas de hinojo también añaden un sabor fantástico a los aliños, o cuando se utilizan en guisos con pescado, cerdo o cordero, o añadido a los panes caseros.

Menta

Cualquier persona que ha sufrido el dolor del SII probablemente ha utilizado la hierbabuena para aliviar los síntomas. Puede funcionar como un anti-espasmódico, lo que significa que puede ayudar a relajar los músculos de los intestinos y aliviar los calambres. Por esta razón, se suele dar en forma de cápsulas de aceite de menta y se puede encontrar en cualquier herboristería.

Si sufres de espasmos digestivos o dolor, beber infusión de menta caliente hecha de las hojas frescas. La menta fresca también se puede disfrutar en ensaladas, tzatziki, o, por supuesto, como acompañamiento de platos de cordero. También añade sabor a los batidos de fruta o verduras.

Zumo de limón

Cualquier persona que experimente indigestión puede beneficiarse de zumo de limón fresco. Contrario a la creencia popular, los síntomas de indigestión a menudo pueden estar asociados con bajo ácido estomacal. Necesitamos un buen nivel de ácido en el estómago, ya que ayuda a descomponer las proteínas y asegura las siguientes etapas del proceso digestivo. El zumo de limón puede ayudar a mejorar la acidez del estómago, así como fomentar la producción de otros jugos digestivos.

Prueba añadir zumo de medio limón  en un vaso pequeño de agua y tómalo con las comidas. O añade zumo de limón en los aliños para ensaladas, o sobre rúcula y berros  como primer plato o acompañamiento (véase más adelante).

Rúcula y berros

Gracias a nuestro paladar con tendencia a lo dulce, pocos comemos comidas amargas. Se cree que el sabor amargo estimula  los órganos digestivos incluyendo el estómago, el páncreas y la vesícula biliar para producir jugos digestivos. Intenta comer más verduras amargas, como la rúcula y berro. Prepara una ensalada, o un delicioso pesto con rúcula, aceite de oliva, ajo, nueces, sal marina y queso parmesano.

Semillas de lino

Las semillas de lino son ricas en fibra y contienen hasta siete veces más que otras semillas y frutos secos. La fibra, como sabemos, favorece la digestión y ayuda a mover los alimentos a través del tracto digestivo.

Las semillas de lino se pueden moler y se añaden a los batidos, a los cereales o incluso a las sopas. El molerlos, te permite digerir y absorber los otros nutrientes beneficiosos de las semillas,  como ácidos grasos omega 3. Comienza con una cucharadita al día y aumenta a hasta tres cucharaditas si ves que te va bien. Algunas personas también toman las semillas de lino enteras en agua. Para hacer esto, añade una cucharada en un vaso de agua y bebelo una o dos veces al día.

Tupinambo

Este es otro vegetal que puede que no hayas pensado incluir en tu compra semanal. Tiene un aspecto inusual, parecido un poco a la raíz de jengibre, pero se usa más como una patata o chirivía. Contiene inulina, un tipo de almidón que promueve el crecimiento de nuestras bacterias intestinales naturales como los lactobacilos y las bifidobacterias. El tupinambo
pueden ser hervido, hecho puré, salteado, utilizado en sopas, o incluso se come crudo, en rodajas finas y añadido a las ensaladas.

Kéfir

El kéfir es una bebida de leche fermentada que ha sido utilizado en el Oriente Medio. Está hecho con granos de kéfir (que contienen Lactobacilos) en leche y dejando que se fermente. Esto hace una bebida ligeramente ácida, cremosa, y con más bacterias vivas que el yogur. Por esta razón, puede ser una excelente alternativa al yogur normal o a la leche, con más beneficios para tu digestión.

El kéfir se puede encontrar ya hecha en algunas tiendas ecológicas, pero también se puede hacer en casa con los granos de kéfir. Se puede beber tal cual, o en cereales o en batidos.

¿Tienes alguna pregunta?
Somos el laboratorio con el  que puedes hablar:
Contamos con un equipo de Nutricionistas para darte asesoramiento gratuito acerca de nuestros productos. Te ayudamos a elegir lo que más te conviene. Estamos disponibles para ti 5 días a la semana. Puedes llamarnos al 912969352 o escribir un email a nutricion@biocare.es

¿No tienes cuenta en BioCare®?
Puedes registrarte ahora para recibir noticias actualizadas, información de productos y ofertas exclusivas, ya seas consumidor, profesional o minorista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *