Alopecia- Apoyo Natural

La alopecia es el término médico para la pérdida de cabello. Hay diferentes tipos y causas de alopecia. Vamos a mirar los tipos más comunes y cómo una buena nutrición y los suplementos adecuados pueden ayudarte en cada caso.

Alopecia areata

La alopecia areata es una condición donde el pelo se cae a cachos dejando parches de calvicie. Este tipo de alopecia suele ser temporal, así que el pelo puede volver a crecer. Si causa pérdida total del pelo, se llama alopecia totalis. Aunque la causa no es cierta, la alopecia areata podría ser una condición autoinmunitaria.

¿Qué puedo hacer?

Aunque la condición es difícil de gestionar, aquí hay algunos pasos sencillos.

1. Obtén suficientes vitaminas y minerales para tu sistema inmunitario.

Un sistema inmunitario que está funcionando normalmente debe reaccionar ante los virus y bacteria y no ante los propios tejidos del cuerpo. Nuestro sistema inmunitario necesita muchas vitaminas y minerales diferentes para funcionar normalmente, incluyendo las vitaminas A, C y D, y el selenio, minerales de zinc, cobre y hierro.

Una dieta basada en alimentos integrales es la mejor base para conseguir estos nutrientes. Los alimentos integrales son las verduras, frutas, frutos secos y semillas, cereales integrales, huevos, frijoles y lentejas,  la carne de buena calidad y pescado. Por el contrario, los alimentos muy procesados como el pan blanco y platos preparados y envasados tienden a carecer de estos nutrientes. El consumo de una gran cantidad de alcohol y cafeína también podría empeorar la situación al extraer los nutrientes de tu cuerpo.

Además de una dieta saludable, un suplemento multivitamínico y mineral puede ser beneficioso. También puede ser aconsejable tomar un suplemento de vitamina D. Así como en el cuidado de los huesos, la vitamina D es un nutriente esencial para la inmunidad. Debido a que la mayor parte de nuestra vitamina D proviene de la luz solar en la piel, muchas personas en el Reino Unido pueden ser deficientes en vitamina D, especialmente durante el invierno. Acude a tu médico para que te analice vitamina D o habla con uno de los nutricionistas calificados de NutriCentre (ver en recursos) para que te puedan asesorar sobre los suplementos de vitamina D.

2. Considera la sensibilidad al gluten o enfermedad celíaca

Existe una posible relación entre la enfermedad celíaca y la alopecia areata. Una posible razón de esto es que la enfermedad celíaca puede causar inflamación y daño a la mucosa intestinal y hacer que se absorben menos nutrientes de los alimentos. La otra razón es que la respuesta inmune del cuerpo al gluten podría causar daños a otros tejidos en el cuerpo, como a los folículos pilosos. Es posible no tener ningún otro síntoma de la enfermedad celíaca excepto la alopecia. Por esta razón, podría ser útil hacerte la prueba de anticuerpos al gluten o ver a un especialista en nutrición para un análisis más exhaustivo o una orientación sobre una dieta sin gluten.

3. Vigila tu estrés

Altos niveles de estrés o un evento estresante en tu vida pueden ser un factor en la alopecia areata. Haz lo que puedas para reducir o controlar el estrés del día a día. Ejercicios, técnicas de relajación como la meditación y terapias complementaria como el masaje o la hipnoterapia pueden ayudar.

La pérdida de cabello debido a las deficiencias nutricionales

Hemos visto que proporcionar los nutrientes necesarios al sistema inmune podría ser importante para alguien con alopecia areata. Sin embargo, otros tipos de pérdida de cabello – que no son considerados autoinmunitarios – también pueden ocurrir debido a las deficiencias nutricionales crónicas, como hierro o proteínas. Estas deficiencias pueden causar pelo caído o quebradizo.

¿Qué puedo hacer?

1. ¿Podrías tener una deficiencia de hierro?

Niveles bajos de ferritina en suero, la forma de almacenamiento de hierro, son una causa muy común de caída del cabello en la mujer. Vegetarianos y veganos, u otros que consumen poca carne roja, tienden a tomar menos hierro y pueden ser propensos a esto. El sangrado menstrual fuerte es otra razón por la cual las mujeres pueden ser más susceptibles que los hombres.

Si estás experimentando pérdida de pelo, consulta a tu médico para medir tus niveles de ferritina. Si el resultado es inferior a 40 ng / ml, puede causar la pérdida del cabello, a pesar de que niveles tan bajos como 12 ng / ml se consideran “normales”. Llama a nuestros especialistas en nutrición de NutriCentre para conocer un buen suplemento de hierro y para averiguar qué es lo que está causando tu falta de hierro.

2. ¿Estás consiguiendo suficientes proteínas, vitaminas y minerales?

Los vegetarianos y veganos, o aquellos que siguen una dieta baja en calorías también pueden tener dificultades para obtener suficiente proteína. El pelo se compone principalmente de proteínas así que las necesita para poder crecer bien. Necesitamos por lo menos 0,8 g de proteína por cada kilo de peso corporal al día. Esto significa que alguien que pesa 55 kg necesita por lo menos 44 g de proteína, y alguien de 70 kg necesita al menos 56 g al día.
Si esto te cuesta, las proteínas en polvo pueden ser una buena opción. Hay un montón de opciones como proteína de arroz, de guisantes o de cáñamo; y los vegetarianos también pueden utilizar la mayoría de proteínas de suero de leche. Para aquellos que quieran adelgazar, ten en cuenta que la proteína no te hará subir de peso – de hecho, podría ayudarte a mantener un peso ideal.

Una dieta baja en calorías o una dieta pobre en general basada en alimentos procesados también pueden dar lugar a deficiencias en muchas otras vitaminas y minerales. El selenio, zinc y biotina, en particular, son necesarios para la salud del cabello. Mejorar tu dieta para incluir más alimentos integrales (como se sugirió anteriormente para la alopecia areata) puede ayudar.

Las fuentes de zinc son las semillas de calabaza, nueces, nueces de Brasil, avena y almendras. Fuentes de selenio incluyen las nueces de Brasil, avena, acelga roja, cebada,  nabos y arroz integral. Tomar un suplemento multivitamínico y mineral al día también podría ayudar, especialmente si sigues una dieta para adelgazar.

El hipotiroidismo

El hipotiroidismo es una condición en la cual la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea. La caída del cabello es uno de los posibles síntomas, entre otros, incluyendo el cansancio, el aumento de peso, la depresión, la sensibilidad al frío, la piel seca y dolores musculares. El hipotiroidismo es particularmente común en las mujeres, especialmente alrededor de los 40. Puede tener una variedad de causas, incluyendo la enfermedad de tiroides autoinmune o la deficiencia de yodo.

¿Qué puedo hacer?

1. Comprueba el funcionamiento de la tiroides

Si crees que puedes estar sufriendo de hipotiroidismo, el primer paso es preguntar a tu médico que analice tu función tiroidea. Sin embargo, la prueba estándar realizada por los médicos no siempre puede detectar la función tiroidea baja. Si tu prueba parece “normal” pero todavía estás experimentando síntomas de hipotiroidismo, te aconsejamos acudir a un terapeuta nutricional ya que te puede hacer pruebas más exhaustivas. Independientemente de si estás siendo tratado por un médico, un terapeuta nutricional también puede aconsejarte sobre un programa de alimentación y estilo de vida para apoyar la función saludable de la tiroides.

2. Para mantener tu tiroides sana, los siguientes consejos pueden ayudar.

  • Asegúrate de que estás recibiendo una buena cantidad de yodo. Las algas marinas son la mejor fuente – se pueden encontrar en la mayoría de herbolarios. Otras fuentes incluyen la leche de vaca, yogur, huevos, bacalao, sardinas y atún. Si prefieres no comer algas marinas, puedes tomar una cápsula diaria de algas marinas.
  • El selenio es necesario para la función normal de la tiroides. Las nueces de Brasil son la mejor fuente, así que come dos o tres cada día. La avena, acelga roja, la cebada, los nabos y el arroz integral son otras fuentes de selenio.
  • Si no te estás viendo con un terapeuta nutricional, habla con uno de nuestros  nutricionistas para el asesoramiento sobre otros suplementos que se pueden tomar para apoyar a tu tiroides.

Vale la pena señalar que el hipertiroidismo – o tiroides hiperactiva – también puede ser una causa de pérdida de cabello. Si has sido diagnosticado con hipertiroidismo, lo mejor es trabajar con un terapeuta nutricional.

La alopecia androgénica o calvicie masculina

La alopecia androgénica puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres, por lo general después de la edad de los 50. En los hombres, es la calvicie masculina clásica, donde el cabello retrocede en las sienes y la parte superior de la cabeza. En las mujeres es más probable que cause pelo fino en la parte superior de la cabeza. Se cree que la alopecia androgénica es debido a niveles más altos de un tipo de testosterona llamado di-hidro testosterona (DHT), o a un aumento de la sensibilidad de los folículos pilosos a esta hormona. En algunas mujeres, esta condición puede estar asociada con el síndrome de ovario poliquístico (SOP).

¿Qué puedo hacer?

Si sospechas o se te ha diagnosticado alopecia androgénica, los siguientes consejos podrían ayudar.

1. Asegúrate de que estás recibiendo zinc.

El zinc contribuye al equilibrio normal de los niveles de testosterona en la sangre. Como ya hemos visto, los alimentos que contienen zinc son las semillas de calabaza, las nueces, las nueces de Brasil, la avena y las almendras. También puede valer la pena tomar un suplemento de zinc o un multivitamínico y mineral que contiene al menos 20 mg de zinc por dosis diaria.

2. Equilibra tus niveles de azúcar en la sangre.

Se han descubierto vínculos entre el desarrollo temprano de la alopecia androgénica y los niveles altos de insulina o resistencia a la insulina. La insulina es producida por nuestro páncreas cuando comemos alimentos que contienen azúcares o almidones (que se descomponen a azúcares), para llevar el azúcar a nuestras células. Si comemos un montón de alimentos que contienen azúcares o almidones de fácil absorción, puede causar niveles altos de insulina y potencialmente conducir a una resistencia a la insulina. Evita el azúcar de todo tipo, así como los hidratos de carbono refinados como el pan blanco y arroz blanco. Basa tu dieta en alimentos que tienen una carga glucémica baja (CG) porque tienen un efecto mínimo sobre el nivel de azúcar en la sangre. Esto incluye la mayoría de alimentos integrales, como verduras y frutas, cereales, nueces y semillas, carne, pescado y huevos y legumbres y lentejas.

El mineral cromo puede apoyar el equilibrio normal de glucosa en la sangre. Si todavía no estás tomando una multivitamina que contenga al menos 200 ug de cromo, considera tomar un suplemento de cromo aparte.

3. Prueba la palma enana americana.

La palma enana americana puede ayudar a reducir la conversión de testosterona a DHT al inhibir la actividad de una enzima llamada 5-alfa reductasa. Por esta razón, muchos hombres lo toman para apoyar la salud de la próstata (el agrandamiento de la próstata también está vinculada a los altos niveles de DHT). La palma enana americana puede ser utilizado tanto por hombres como mujeres que sufren este tipo de pérdida de cabello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *