La Epidemia de la Alergia

Cada vez es más común tener una afección alérgica en estos días, esta suele ser de leve a muy grave. Las afecciones alérgicas incluyen alergias a los alimentos, asma, rinitis alérgica o fiebre del heno y eccema. Los síntomas comunes de alergias no diagnosticadas incluyen inflamación crónica, estornudos, secreción nasal, picazón, ojos rojos o llorosos, congestión nasal / sinusal, tos, picazón en la nariz, boca o garganta, goteo nasal, sibilancias y comportamiento de alimentación aversivo. La mayoría de los niños desarrollan sensibilidad alérgica en los primeros dos años de vida. La alergia parece ser una enfermedad en evolución en los individuos, que cambia su naturaleza y, a veces, aumenta en gravedad a lo largo de la vida.

¿Cómo comienza todo?

La alergia se desarrolla cuando el sistema inmunitario se vuelve “hipersensible” a sustancias como los alimentos o los componentes ambientales. Fundamentalmente, es una mala adaptación del sistema inmune, produciendose una respuesta inflamatoria al exponerse a moléculas inocuas, como si fueran una amenaza patógena. Los alérgenos son típicamente un tipo de proteína (por ejemplo, caseína de la leche), pero también pueden ser hidratos de carbono en casos más raros. [I] Los alérgenos ambientales incluyen polen, heno, [ii] [iii] caspa de gato, moho [iv] (p. hogar húmedo) y los ácaros del polvo. [v] Los alérgenos alimentarios, en particular, son omnipresentes en la dieta moderna y potencialmente tenemos una mayor exposición a ciertos alérgenos ambientales como el moho.

Esta respuesta inflamatoria provoca la liberación de histamina por las células inmunes. La histamina juega un papel clave en la inflamación, especialmente en las reacciones alérgicas y la mayoría de los pacientes que dependen de la medicación antihistamínica reducen sus síntomas.

Nuestra capacidad de adaptación y resiliencia frente a este ambiente antigénico está fuertemente influenciada por nuestras bacterias intestinales que impulsan el desarrollo inmune durante la infancia. Básicamente, la presencia de microflora facilita la tolerancia inmune a nuestros propios microorganismos, así como a los antígenos dietéticos y otros antígenos ambientales.

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo más comunes en la alergia?

  • Los antecedentes familiares de alergias, como la atopia materna, pueden predisponer al bebé a las alergias. [vi]
  • Disrupción de la flora intestinal por cesárea, alimentación con fórmulas en lugar de lactancia o uso de antibióticos. [Vii]
  • Un entorno “ultra-higiénico” [viii] durante la infancia. La exposición temprana a las bacterias (poner objetos en la boca, jugar al aire libre o vivir en una granja [ix]) es esencial para desarrollar un sistema inmune equilibrado. La exposición reducida podría explicar el aumento de las condiciones alérgicas, [x] la llamada ‘Hipótesis de la Higiene’. [Xi], [xii]
  • Consumo regular de alimentos ricos en histamina, como el queso curado o las carnes curadas. Las personas con alergias y asma tienden a tener un nivel de histamina basal más alto, [xiii] por lo tanto, agregarle combustible al fuego puede alentar una respuesta más intensa y prolongada.
  • Deficiencias de nutrientes: la vitamina D [xiv] a menudo puede ser baja debido a la predisposición genética, la exposición inadecuada a la luz solar o la ingesta dietética deficiente. Además, el estrés físico y emocional, [xv] el mal sueño, [xvi] y la inervación simpática prolongada pueden agotar el cuerpo de nutrientes esenciales, como el magnesio para la broncodilatación o las vitaminas B para la desintoxicación de la histamina.
  • La exposición a productos químicos ambientales puede contribuir a la inflamación. Por ejemplo, los pesticidas se han asociado con el asma, [xvii] y los sulfitos del vino o frutos secos están asociados con reacciones asmáticas. [Xviii] El humo del cigarrillo es un factor de riesgo importante para el asma, [xix] aumenta la inflamación de las vías respiratorias y el estrés oxidativo . [xx]
  • La metilación alterada puede ser un factor central en la alergia. La metilación es un proceso que ocurre dentro de cada célula en todo el cuerpo humano. En lo que respecta a la alergia, uno de los procesos clave influenciados por la metilación es la eliminación de histamina. La investigación ha conectado la metilación interrumpida con la severidad del asma. [Xxi]

¿Cómo podemos mejorar la alergia?

  • La administración de suplementos de bacterias vivas puede ser útil para ayudar al sistema inmunológico. Se ha demostrado que Lactobacillus rhamnosus GG es particularmente antiinflamatorio. [Xxii]
  • Después, una dieta baja en histamina, [xxiii] puede ser realmente útil comenzar con la reducción de la mayoría de los alimentos ricos en histamina, como las carnes curadas y el queso curado.
  • La quercetina posee propiedades antiinflamatorias y antihistamínicas. [Xxiv] También se ha encontrado que fortalece los pulmones y previene la constricción bronquial en los ataques de asma. [xxv]
  • La ortiga tiene la capacidad de bloquear la actividad celular de la histamina y otras citocinas proinflamatorias involucradas en la fiebre del heno. [Xxvi]
  • La bromelina tiene propiedades antiinflamatorias e equilibrantes del sistema inmune que actúan directamente sobre las células inmunitarias. [Xxvii]
  • La vitamina C es compatible con la desintoxicación de la histamina, útil para los síntomas de asma. [Xxviii] Cuando se suplementa junto con medicamentos esteroides inhalados, puede reducir potencialmente sus efectos secundarios. [Xxix]
  • Encontrar  tiempo para relajarse y limitar el estrés ambiental es importante para reducir los síntomas. Los ejercicios de respiración, limitar la exposición luz artificial azul y baños con aceites esenciales, pueden ser muy útiles para calmar el sistema nervioso.
  • Se ha demostrado que tomar miel local todos los días reduce los síntomas de la fiebre del heno. [Xxxii] Se puede comprar en las tiendas de productos agrícolas locales o en las herboristerías.
  • Los purificadores y filtros de aire están disponibles para usarse en el hogar o pueden usarse para ayudar a reducir los alérgenos transportados por el aire. Los filtros nasales también están disponibles en el mercado para el alivio sintomático.

 

La alergia es muy individual y puede variar de persona a persona, por lo que cada caso es diferente. Acudir a un terapeuta nutricional registrado también puede ser una buena idea, especialmente si padece una afección específica o tiene otros problemas de salud.

¿Tienes alguna pregunta?

Somos el laboratorio con el  que puedes hablar:

Contamos con un equipo de Nutricionistas en nuestra línea de asesoramiento, abierta para ti, para soporte y asesoramiento de productos (5 días a la semana). 912969352 o nutricion@biocare.es

¿No tienes cuenta en BioCare®?

Puedes registrarte ahora para recibir noticias actualizadas, información de productos y ofertas exclusivas, ya seas consumidor, profesional o minorista.

 


[i] Soh JY, Huang CH, Lee BW. Carbohydrates as food allergens. Asia Pac Allergy.2015;5(1):17-24.

[ii] Spiewak R et al. Atopy, allergic diseases and work-related symptoms among students of agricultural schools: first results of the Lublin study. Ann Agric Environ Med. 2001; 8 (2): 261-7

[iii] Jie Y et al. Urban vs. rural factors that affect adult asthma. Rev Environ Contam Toxicol. 2013; 226: 33-63

[iv] Agarwal R. Allergic bronchopulmonary aspergillosis. Chest. 2009; 135 (3): 805-826.

[v] Averbeck et al. Immunologic principles of allergic disease. J Dtsch Dermatol Ges. 2007; 5(11): 1015-28.

[vi] Berger A. Th1 and Th2 responses: what are they? BMJ. 2000; 321 (7258): 424.

[vii] Farooqi IS, Hopkin JM. Early childhood infection and atopic disorder. Thorax 1998;53:927-932.

[viii] Sherriff A, Golding J. Hygiene levels in a contemporary population cohort are associated with wheezing and atopic eczema in preschool children. Arch Dis Child. 2002;87:26–9

[ix] Gassner-Bachman M et al. Farmers’ children suffer less from hay fever and asthma. Dtsch Med Wochenschr. 2000;125:924–31.

[x] Eder W, Ege MJ, von Mutius E. The asthma epidemic. N Engl J Med. 2006;355:2226–2235

[xi] Bloomfield SG et al. Too clean, or not too clean: the Hygiene Hypothesis and home hygiene. Clin Exp Allergy. 2006; 36 (4): 402-425.

[xii] Yazdanbakhsh M et al. Allergy, parasites, and the hygiene hypothesis. Science. 2002;296:490–494.

[xiii] Anvari S et al. Genetic Variation along the Histamine Pathway in Children with Allergic versus Nonallergic Asthma. Am J Respir Cell Mol Biol. 2015;53(6):802-9.

[xiv] Chambers ES, Hawrylowicz CM. The impact of vitamin D on regulatory T cells. Curr Allergy Asthma Rep. 2011; 11 (1): 29-36.

[xv] Kukkonen et al. High intestinal IgA associates with reduced risk of IgE-associated allergic diseases. Pediatr Allergy Immunol. 2010; 21: 67-73.

[xvi] Morris et al. Sleep Quality and Duration are Associated with Higher Levels of Inflammatory Biomarkers: the META-Health Study. Circulation. 2010; 122: A17806.

[xvii] Senthilselvan A et al. Association of asthma with use of pesticides. Results of a cross-sectional survey of farmers. Am Rev Respir Dis. 1992; 146 (4): 884-7

[xviii] Vally H, Misso N. Adverse reactions to the sulphite additives. Gastroenterol Hepatol Bed Bench. 2012; 5 (1): 16-23

[xix] Thomson NC, Livingston CE. Asthma and cigarette smoking. Eur Resp J. 2004; 24: 822-833.

[xx] Thomson NC and Livingston CE. Asthma and cigarette smoking. Eur Resp J. 2004; 24: 822-833.

[xxi] Gaffin JM et al. beta-2 adrenergic receptor gene methylation is associated with decreased asthma severity in inner-city schoolchildren: asthma and rhinitis. Journal of BSACI. 2014;44(5):681–689.

[xxii] Pessi T et al. Interleukin-10 generation in atopic children following oral Lactobacillus rhamnosus GG. Clin Exp Allergy. 2000;30(12):1804-8.

[xxiii] Chung BY et al. Treatment of Atopic Dermatitis with a Low-histamine Diet. Annals of Dermatology. 2011;23(Suppl 1):S91-S95.

[xxiv] Otsuka et al. Histochemical and functional characteristics of metachromic cells in the nasal epithelium in allergic rhinitis: studies of nasal scrapings and their dispersed cells. J Allergy Clin Immunol 1995; 96: 528-36.

[xxv] Davis JM, et al. The dietary flavonoid quercetin increases VO(2max) and endurance capacity. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2010;20(1):56-62.

[xxvi] Roschek B Jr et al. Nettle extract (Urtica dioica) affects key receptors and enzymes associated with allergic rhinitis.Phytother Res. 2009;23(7):920-6.

[xxvii] Müller S et al. Placebo-controlled randomized clinical trial on the immunomodulating activities of low- and high-dose bromelain after oral administration – new evidence on the anti-inflammatory mode of action of bromelain.Phytother Res. 2013;27(2):199-204.

[xxviii] Tecklenburg SL et al. Ascorbic acid supplementation attenuates exercise-induced bronchoconstriction in patients with asthma.Respir Med. 2007;101(8):1770-8.

[xxix] Fogarty A et al. Corticosteroid sparing effects of vitamin C and magnesium in asthma: a randomised trial.Respir Med. 2006;100(1):174-9.

[xxx] Tsao D et al. Structural mechanisms of S-adenosyl methionine binding to catechol O-methyltransferase. PLoS One. 2011; 6 (8): e24287

[xxxi] Erickson et al. Micronutrients and innate immunity. J Infect Dis. 2000; 182 (Suppl 1): 5-10.

[xxxii] Asha’ari ZA, et al. Ingestion of honey improves the symptoms of allergic rhinitis: evidence from a randomized placebo-controlled trial in the East coast of Peninsular Malaysia. Ann Saudi Med. 2013 Sep-Oct;33(5):469-75.

Deja un comentario