Tratando la Ansiedad de forma Natural

La «ansiedad» es un estado mental caracterizado por la preocupación, el miedo o la inquietud persistentes. Es un problema creciente que afecta aproximadamente a 1 de cada 20 personas. La mayoría de nosotros probablemente tenga alguna experiencia con la ansiedad y conozcamos el enorme impacto que puede tener en nuestra salud al aumentar nuestro riesgo de depresión e insomnio, por ejemplo, y afectar a nuestro disfrute general de la vida. Si tienes lo que solo se puede describir como una molesta «monkey mind» que constantemente intenta hacernos temer todas las cosas malas que podrían ocurrir pero que probablemente nunca sucederán, entonces sigue leyendo y descubre algunos consejos para liberarte de la ansiedad de forma natural.

La mayoría de las veces, la ansiedad se desarrolla cuando hay demasiadas fuentes de estrés en nuestra vida, como un trabajo exigente o una ingesta elevada de cafeína y azúcar, lo que activa en exceso el sistema nervioso y provoca la elevación crónica de nuestra hormona primaria del estrés –el cortisol– y de los neurotransmisores de la excitación –el glutamato y la adrenalina–. Esto nos pone en «alerta máxima», un estado que favorece una mente ansiosa. Las deficiencias de ciertos nutrientes, especialmente el magnesio, pueden reducir nuestra capacidad de convertir el glutamato en el neurotransmisor calmante llamado GABA, así como nuestra capacidad para deshacernos del cortisol y la adrenalina, empeorando la situación. La eliminación de bacterias beneficiosas del intestino relacionada con el alcohol, ciertos medicamentos e incluso el estrés emocional en sí mismo, puede contribuir aún más a una respuesta al estrés desregulada y al inicio de la ansiedad.

Hay mucho que podemos hacer para comenzar a curar la ansiedad en un nivel profundo. Primero, necesitamos identificar nuestros factores desencadenantes ¿se trata de ciertas situaciones, experiencias, comidas o incluso, me atrevo a decirlo, de ciertas personas? Luego, debemos eliminar aquellos que podemos cambiar, como la cafeína, buscar el apoyo emocional adecuado para ayudarnos a tratar aquellos factores desencadenantes que están más arraigados en nuestras vidas y comenzar a introducir influencias positivas en la vida cotidiana, como el mindfulness y la meditación para ayudar a aquietar la mente.

La nutrición es vital para abordar cualquier desequilibrio fisiológico que también puede estar causando nuestra ansiedad. Aumentar el nivel de GABA en el cerebro y reducir la secreción de cortisol es un buen punto de partida. El magnesio, la vitamina B6, los aminoácidos taurina y teanina, hierbas como el bálsamo de limón y la manzanilla, y los probióticos como la Lactobacillus rhamnosus, pueden favorecer la acción calmante del GABA y han demostrado mejorar la ansiedad. La fosfatidilserina, un tipo de grasa que se encuentra en la lecitina y, por ejemplo, en las yemas de huevo, también puede ser útil por su capacidad de reducir la producción de cortisol y, por lo tanto, la respuesta al estrés.

¿Tienes alguna pregunta?

Somos el laboratorio con el  que puedes hablar:

Contamos con un equipo de Nutricionistas en nuestra línea de asesoramiento, abierta para ti, para soporte y asesoramiento de productos (5 días a la semana). 912969352 o nutricion@biocare.es

¿No tienes cuenta en BioCare®?

Puedes registrarte ahora para recibir noticias actualizadas, información de productos y ofertas exclusivas, ya seas consumidor, profesional o minorista.

Una respuesta a “Tratando la Ansiedad de forma Natural”

  1. Juan Carlos Miralles dice:

    Yo utilizo varios suplementos de biocare y son de lo mejor del mercado, sobretodo los probioticos bioacidofilius forte 30 billones de buena bacteria viva, son muy profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *