La Piel- Desde Adentro hacia Fuera: Un Enfoque Nutricional para la Salud de la Piel

Cuando tenemos una mancha en la piel, un lunar o una erupción, nuestra respuesta instintiva es buscar una loción o crema para mejorarla, o un maquillaje para ocultarla. ¿Pero es esta la solución óptima para los problemas de salud de la piel?

Las condiciones de la piel, como acné, psoriasis, prurito (picazón sin causa clara), dermatitis atópica (eczema), celulitis y melanoma (cáncer de piel), representan una carga significativa para la salud pública en todo el mundo, según el estudio The Global Burden of Disease en 2010. Varias afecciones de la piel, incluidas las enfermedades fúngicas de la piel y el acné vulgar, se encontraban incluso entre las 10 enfermedades más prevalentes. (1). Pueden tener un impacto real en nuestra salud física y mental, un articulo reciente señala que los adultos jóvenes con acné severo son vulnerables a los pensamientos suicidas. (2) Por lo tanto, es imperativo que colectivamente encontremos una solución efectiva.

Este artículo destaca desequilibrios claves en el cuerpo, que pueden afectar negativamente a la piel, y cómo podemos comenzar a abordarlos desde  ‘adentro hacia afuera’ mediante la nutrición y el estilo de vida.

Primero debemos asegurarnos  que nuestro cuerpo tenga todos los nutrientes que necesita para ayudar a nuestra piel a sanar y mantenerse fuerte y resistente:

  • La vitamina C y el zinc son cofactores de nutrientes para la síntesis de colágeno. (3)
  • También puedes consumir colágeno pre-formado, lo encontrarás en alimentos como el  caldo de huesos orgánicos y en suplementos que contienen colágeno marino. Esto puede proporcionar un apoyo adicional para la salud de la piel. Algunos estudios han demostrado que la suplementación con colágeno, especialmente una rica en péptidos de colágeno tipo 1, puede mejorar la elasticidad de la piel (4) y, potencialmente, la aparición de arrugas. (5).
  • La vitamina A y los nucleótidos ayudan al cuerpo a formar tejido nuevo. (6)
  • Las grasas buenas (especialmente omega-3 y -6 ) son necesarias para mantener la estructura de nuestras membranas celulares( 7), todas ellas son vitales para la estructura de la piel.
  • Podemos apoyarla consumiendo ingredientes botánicos como la rosa mosqueta que estimula la síntesis del colágeno (8), ácido hialurónico que hidrata la piel (9)(10), y antioxidantes de amplio espectro (por ejemplo, vitamina E ), que la protegen contra el daño oxidativo (11)(12), (p. Ej. de la  luz del sol).

Una ingesta diaria generosa de estos nutrientes es esencial, pero tenemos que ir más allá. Necesitamos evaluar si estos nutrientes están siendo mal absorbidos o drenados del cuerpo, y abordar esto también. Por ejemplo:

  • Los problemas de la vesícula biliar pueden reducir nuestra capacidad para absorber las grasas y las vitaminas solubles en grasa (p. Ej., Vitamina A)
  • Una respuesta crónica al estrés puede agotar al cuerpo de vitamina C y zinc.

El estrés también puede afectar las condiciones de la piel de otra forma, reduciendo el tiempo de «descanso y reparación», disminuyendo la inmunidad y liberando glucosa almacenada en el torrente sanguíneo, lo que puede facilitar el crecimiento de bacterias y hongos en la piel . En este contexto, los individuos pueden ser susceptibles a las manchas, la candidiasis o el acné vulgar (13), especialmente si también tienen el hábito de tocarse la cara con demasiada frecuencia (lo que introduce bacterias en la piel del rostro) y tienen una dieta alta en carbohidratos.

Acciones como:

-Apoyar la digestión de las grasas (p. Ej. con enzimas digestivas como la lipasa )
-Controlar el estrés (p. Ej. con magnesio  (14) , bálsamo de limón (15) , con  meditación (16) )
-Mantener niveles de glucosa en sangre estables (p. Ej., con
cromo  (17-18)
-Hacer ejercicio diario
-Otorgar el suficiente tiempo a las comidas (
20)

puede ayudar a mejorar la salud de la piel, al trabajar  a un nivel más profundo que las lociones y pociones para la piel . De hecho, un par de estudios a pequeña escala han encontrado que una dieta con baja carga glucémica (GL) puede ayudar a aliviar el acné vulgar ( 21,22) y esto junto con un consumo reducido de productos lácteos( 23) es ciertamente lo que encontramos en la práctica, 

Reducir nuestra ingesta de carbohidratos puede ayudar a reducir el nivel de andrógenos (masculinización de las hormonas sexuales) que circulan por el cuerpo. Esto puede ser beneficioso para la salud de la piel, ya que los altos niveles de testosterona y su poderoso primo hermano, la dihidrotestosterona (DHT), son un impulsor común del acné vulgar( 24).  Podemos apoyar aún más los niveles de andrógenos con saw palmetto (25,26), con ortiga (27) y con ácido gamma-linolénico derivado de omega 6 (GLA) (28,29) que puede retardar la conversión de testosterona a DHT al inhibir la enzima, 5α reductasa.

El alcohol también puede conducir altos niveles de andrógenos( 30) por lo que es mejor minimiazar su consumo para mejorar la salud de la piel. Hay otras razones también:

  • Las bebidas alcohólicas a menudo contienen sulfitos (por ejemplo, el vino tinto), a los cuales muchas personas son sensibles y pueden causar enrojecimiento facial( 31). Esto, a su vez, puede exacerbar los signos y síntomas de una afección cutánea existente, como el acné rosácea. Una sensibilidad a los sulfitos a menudo proviene de una capacidad reducida para desintoxicarlos a través de la enzima sulfito oxidasa (SUOX), impulsada por variantes en el gen SUOX subyacente y una baja ingesta de molibdeno .
  • Una capacidad reducida para desintoxicar el alcohol, en general, puede hacer que una persona sea aún más vulnerable al efecto negativo del alcohol en la piel y en el cuerpo en general. Esto a menudo es impulsado por una baja ingesta de nutrientes clave necesarios para las enzimas involucradas, como zinc, B2, B3, magnesio y molibdeno , y su agotamiento por el estrés crónico y el alcohol en sí mismo. 
  • Por último, pero no menos importante, el alcohol aumenta nuestra carga tóxica, especialmente si la desintoxicación ya se ve afectada por una baja ingesta de vegetales crucíferos como por ejemplo el brócoli (34) y por el estreñimiento. El cuerpo intenta adaptarse a esto buscando rutas alternativas de desintoxicación, como la piel (lo que se denomina eliminación vicaria), pero esto puede aumentar el riesgo de piel manchada.   

 

El estreñimiento, junto con el aumento de la permeabilidad intestinal («Leaky Gut»), puede alentar la recirculación de toxinas de vuelta al cuerpo, en lugar de eliminarse rápidamente a través del intestino. Esto aumenta nuestra carga tóxica y la posibilidad de eliminación vicaria, y también fomenta la inflamación a medida que el intestino se vuelve hipersensible a ciertos alimentos( 35) Esta combinación puede exacerbar las condiciones existentes de la piel, especialmente las asociadas con la inflamación crónica, como la condición autoinmune psoriasis y la afección alérgica, eccema.

Apoyar que los movimientos  intestinales sean regulares y que el recubrimiento de la pared intestinal esté sano con cepas de probióticos  que hayan sido investigadas y que sean compatibles con el ser humano (36), con  prebióticos , con L-glutamina , junto con una reducción de la ingesta de gluten y lectinas, es otro objetivo clave en el apoyo a la piel de manera integral. Esto es imprescindible para las personas con afecciones autoinmunes y alérgicas de la piel, ya que la disbiosis intestinal y el «Leaky Gut» son factores reconocidos de los procesos subyacentes de la enfermedad. Las personas que han tomado antibióticos con frecuencia, incluso para las afecciones de la piel como el acné vulgar, tienen una necesidad particularmente alta de este soporte digestivo.

El  enfoque de «adentro hacia afuera» trata de identificar desequilibrios en el cuerpo que están conduciendo a  un síntoma o condición de la piel en particular, y luego los aborda con un soporte nutricional y estilo de vida específico. Esto tiene el potencial de mejorar nuestra piel a largo plazo, junto con el  apoyo de un medicamento de uso externo y local según corresponda.

¿Tienes alguna pregunta?

Si deseas obtener información sobre los suplementos que pueden beneficiarte, ponte en contacto con nosotros para que te contemos más.

Nuestro equipo de Nutricionistas está disponible de lunes a viernes de 10 a 20h para darte asesoramiento gratuito y ayudarte a elegir lo que más te conviene.

Puedes llamarnos al 912969352 o escribir un email a nutricion@biocare.es

¿No tienes cuenta en BioCare®?

Puedes registrarte ahora para recibir noticias actualizadas, información de productos y ofertas exclusivas, ya seas consumidor, profesional o minorista.

——————————————————————————————————————————

1 Hay RJ et al. The global burden of skin disease in 2010: an analysis of the prevalence and impact of skin conditions. J Invest Dermatol. 2014; 134 (6): 1527-1534.

2 Halvorsen JA et al. Suicidal ideation, mental health problems, and social impairment are increased in adolescents with acne: a population-based study. J Invest Dermatol. 2011; 131 (2): 363-70.

3 Boyera et al. Effect of vitamin C and its derivatives on collagen synthesis and cross-linking by normal human fibroblasts. Int J Cosmet Sci. 1998; 20 (3): 151-8.os

4 De Luca C, et al. Skin Antiageing and Systemic Redox Effects of Supplementation with Marine Collagen Peptides and Plant-Derived Antioxidants: A Single-Blind Case-Control Clinical Study. Oxid Med Cell Longev. 2016;2016:4389410.

5 Inoue N, Sugihara F, Wang X. Ingestion of bioactive collagen hydrolysates enhance facial skin moisture and elasticity and reduce facial ageing signs in a randomised double-blind placebo-controlled clinical study. J Sci Food Agric. 2016;96(12):4077-81.

6 Verkerk R. ‘Nucleotides: Speculation on lifestyle-Induced Essentiality’. NHD Magazine. 2011: 67:29-32

7 Abbott SK et al. Fatty acid composition of membrane bilayers: Importance of diet polyunsaturated fat balance. Biochimica et Biophysica Acta (BBA) – Biomembranes. 2013; 1818(5):1309-1317.

8 Phetcharat L et al. The effectiveness of a standardized rose hip powder, containing seeds and shells of Rosa canina, on cell longevity, skin wrinkles, moisture, and elasticity. Clinical Interventions in Aging. 2015;10:1849-1856.

9 Oe M, et al O. Oral hyaluronan relieves wrinkles: a double-blinded, placebo-controlled study over a 12-week period. Clin Cosmet Investig Dermatol. 2017;10:267-273.

10 Kawada C, et al. Ingested hyaluronan moisturizes dry skin. Nutrition Journal. 2014;13:70.

11 Institute of Medicine, Food and Nutrition Board. Dietary Reference Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium, and Carotenoids. Washington, DC: National Academy Press, 2000.

12 Pandel R et al. “Skin Photoaging and the Role of Antioxidants in Its Prevention,” ISRN Dermatology. 2013;Article ID 930164: 11 pages

13 Lynn DD et al. The epidemiology of acne vulgaris in late adolescence. Adolescent Health, Medicine and Therapeutics. 2016;7:13-25.

14 Held K et al. Oral Mg supplementation reverse age-related neuroendocrine and sleep EEG changes in humans. Pharmacopsychiatry 2002; 35(4):135-43.

15 Awad R, Muhammad A, Durst T, Trudeau VL, Arnason JT. Bioassay-guided fractionation of lemon balm (Melissa officinalis L) using anin vitromeasure of GABA transaminase activity. Phytotherapy Research 2009; 23(8): 1075–8.

16 Turakitwanakan W et al. Effects of mindfulness meditation on serum cortisol of medical students. J Med Assoc Thai. 2013; 96 (Suppl 1): S90-5.

17 Mertz W. Interaction of chromium with insulin: a progress report. Nutr Rev 1998;56:174-7

18 Balk EM, et al. Effect of Chromium Supplementation on Glucose Metabolism and Lipids. Diabetes Care 30:2154–2163, 2007

19 Adams OP. The impact of brief high-intensity exercise on blood glucose levels. Diabetes Metab Syndr Obes. 2013; 6: 113-122.

20 Sutton EF et al. Early time-restricted feeding improves insulin sensitivity, blood pressure, and oxidative stress even without weight loss in men with prediabetes. Cell Metabolism. 2018; 27 (6): 1212-1221.

21 Smith RN et al. The effect of a high-protein, low glycemic-load diet versus a conventional, high glycemic-load diet on biochemical parameters associated with acne vulgaris: a randomized, investigator-masked, controlled trial. J Am Acad Dermatol. 2007; 57 (2): 247-56.

22 Kwon HH et al. Clinical and histological effect of a low glycaemic load diet in treatment of acne vulgaris in Korean patients: a randomized, controlled trial. Acta Derm Venereol. 2012; 92 (3): 241-6.

23 Lynn DD et al. The epidemiology of acne vulgaris in late adolescence. Adolescent Health, Medicine and Therapeutics. 2016;7:13-25.

24 Makrantonaki E et al. An update on the role of the sebaceous gland in the pathogenesis of acne. Dermato-endocrinology. 2011;3(1):41-49.

25 Plosker et al. Serona Repens- A review of its pharmacology. Drugs-Aging. 1996; 9 (5): 379-95.

26 Delos et al. Inhibition of the activity of ‘basic’ 5 alpha-reductase (type 1) detected in DU 145 cells and expressed in insect cells. Steroid Biochem Mol Biol. 1994; 48( 4): 347-52.

27 European Medicines Agency, 2012. Assessment report on Urticadioica L., Urticaurens L., their hybrids or their mixtures, radix Based on Article 16d(1), Article 16f and Article 16h of Directive 2001/83/EC

28 Puolakka J, et al. Biochemical and clinical effects of treating the premenstrual syndrome with prostaglandin synthesis precursors. J Reprod Med 1985;30:149–53.

29 Wu CC, et al. Metabolism of omega-6 polyunsaturated fatty acids in women with dysmenorrhea. Asia Pac J Clin Nutr. 2008;17 Suppl 1:216-9.

30 Sarkola T et al. Acute effect of alcohol on androgens in premenopausal women, Alcohol and Alcoholism. 2000;35 (1):84–90.

31 Vally H, Misso N. Adverse reactions to the sulphite additives. Gastroenterol Hepatol Bed Bench. 2012; 5 (1): 16-23

32 Bold J. Considerations for the diagnosis and management of sulphite sensitivity. Gastroenterology and Hepatology From Bed to Bench. 2012;5(1):3-6.

33 Wang J et al. Sulfite oxidase catalyses single-electron transfer at molybdenum domain to reduce nitrite to nitric oxide. Antioxid Redox Signal. 2015; 23 (4): 283-94

34 Forin THJ et al. The sulfate content of foods and beverages. Journal of Food Composition and Analysis. 1993; 6 (2): 140-151

35 Fasano A. Intestinal permeability and its regulation by zonulin: diagnostic and therapeutic implications. Clin Gastroenterol Hepatol. 2012; 10 (10): 1096-100.

36 Roberts JD et al. An Exploratory Investigation of Endotoxin Levels in Novice Long Distance Triathletes, and the Effects of a Multi-Strain Probiotic/Prebiotic, Antioxidant Intevention. Nutrients, 2016: 8 (733).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *