Diez Consejos Top para dolores de espalda

Muchas personas hoy en día sufren de dolores de espalda. Según el Instituto Nacional de Enfermedades de Artritis y Musculoesquelético, el dolor de espalda puede sentirse como un dolor constante o repentino y agudo que puede hacer que sea difícil moverse. Puede ocurrir si te caes o levantas algo pesado, o puede empeorar progresivamente.

Puedes tener dolores de espalda en algún momento de tu vida, pero hay ciertas personas que son más susceptibles:

  • Edad- El dolor de espalda es más común cuanto más mayor te hagas.
  • Sobrepeso- El exceso de peso puede poner tensión en la columna vertebral, lo que a su vez puede causar dolor de espalda.
  • Fumar- Si fumas, tu cuerpo puede no ser capaz de obtener suficientes nutrientes y puede causar daño a los tejidos, provocando dolor de espalda.
  • Embarazo – El peso de llevar un bebé puede poner presión sobre la espalda.
  • Mala postura – No sentarse recto, levantar o mover objetos de forma incorrecta.
  • Condiciones médicas – Algunas condiciones también pueden causar dolor de espalda, como la artritis, ciática, fibromialgia, o discos deslizados o prolapsados.

Como con cualquier cosa, la mejor manera de ayudar a lidiar con condiciones es la prevención siempre que sea posible. Aquí hay algunos consejos sobre cómo prevenir el dolor de espalda.

  • Trata de mantener un peso saludable para evitar poner demasiada presión sobre los músculos y los huesos.
  • El ejercicio es importante para fortalecer los músculos para ayudar a prevenir el dolor de espalda.
  • Postura – Asegúrate de que siempre estás sentado recto y que la espalda quede apoyada si estás sentado en una silla. Si estás de pie, ponte con la espalda recta y la cabeza mirando hacia delante.
  • Levantar y llevar – Si levantas o llevas cosas, asegúrate de que los levantas de la manera correcta según las directrices de salud y seguridad. Recuerda: nunca levantes nada que sea demasiado pesado.
  • Usa zapatos planos acolchados – Esto es importante para todos, pero especialmente para las personas que están de pie todo el día.
  • No hagas movimientos bruscos – las sacudidas y movimientos bruscos pueden causar tensión en los músculos.
  • Al conducir, asegúrate de que el asiento está en la posición correcta, que no estás haciendo esfuerzo para llegar a los pedales y que la espalda quede apoyada adecuadamente.
  • Dormir – Los colchones no deben ser demasiado suaves y deben ser firmes.
  • Reducir el estrés – Cuando estás estresado tus músculos se tensan y te hace más susceptible a una lesión en la espalda.
  • Mantener una dieta saludable – Una buena dieta no sólo previene el aumento de peso, pero también te dará los nutrientes esenciales como el calcio, magnesio, vitamina D y vitamina K que contribuyen a la función normal de los huesos y músculos.

Si estás sufriendo de dolor de espalda, hay cosas que pueden ayudar a lidiar con el dolor. A continuación se presentan algunos consejos, pero recuerda, el tipo de tratamiento requerido dependerá de qué tipo de dolor de espalda tengas por lo que siempre es mejor hablar con tu médico.

  • Mantente en movimiento – Antes se pensaba que el reposo en la cama era lo mejor para el dolor de espalda, pero ahora se reconoce que las personas que se mantienen activos se recuperan más rápido. Cualquier actividad que causa mucho dolor debe evitarse. Habla con tu médico o fisio para ver qué actividad te conviene.
  • Tratamiento calor/frío – Esto dependerá de la persona. Algunas personas encuentran que los tratamientos con calor como un baño o bolsa de agua caliente son efectivos y otras personas encuentran que el frío es mejor.
  • La acupuntura – Como parte de un plan de tratamiento esta práctica china puede ser efectiva para reducir el dolor de espalda.
  • La terapia manual – Para llevar a cabo por osteópatas, quiroprácticos y fisioterapeutas, que utilizan la manipulación, el masaje o la movilización para mejorar los síntomas.
  • Ejercicio – Dependiendo de la severidad del dolor de espalda, el ejercicio, como caminar, nadar o hacer yoga puede ser eficaz para fortalecer los músculos y aliviar el dolor de espalda.
  • Terapia – la terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ser eficaz en el manejo del dolor de espalda y para cambiar la forma de ver tu condición.
  • Clínica de dolor – Para las personas que han tenido dolor de espalda durante mucho tiempo, una clínica del dolor puede ser beneficioso para ofrecer consejos sobre cómo lidiar con el dolor, junto con ejercicios de grupo y terapias.
  • Dormir – Cambiar la forma de dormir puede reducir la tensión en tu espalda. Si por lo general duermes en tu espalda, mantén almohadas debajo de las rodillas. Si duermes de lado, coloca una almohada entre las piernas y mueve las piernas ligeramente hacia el pecho.
  • Relax – Como se señaló anteriormente, los músculos se tensan cuando hay estrés, lo que agrava el dolor de espalda. Encuentra maneras de relajarte, como la meditación, el ejercicio o suplementos.
  • La dieta puede jugar un papel importante en el manejo del dolor de espalda, no sólo a través de la reducción de peso, sino de nutrientes / hierbas para la función normal de los músculos y aliviar el dolor.

Un terapeuta nutricional calificado o naturópata puede ser capaz de ayudarte a encontrar los alimentos y suplementos que podrían ayudar con el dolor de espalda, incluyendo:

  • Magnesio – Un mineral que se encuentra en alimentos como nueces, semillas, vegetales de hoja verde, algas, cereales enteros y productos del mar. El magnesio contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso, la función muscular normal y el mantenimiento de los huesos.
  • La curcumina – Una curcuminoide que se encuentra en la cúrcuma que ayuda a controlar las respuestas inflamatorias en el cuerpo.
  • Jengibre- Puede ayudar a promover el equilibrio normal de las hormonas inflamatorias.
  • La pasiflora- Una hierba que puede aumentar la resistencia del cuerpo al estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *